jueves, 21 de mayo de 2015

Poema para solitari@s, es esta desapacible tarde de mayo...




¡Ven, amada mía...!
 
 
La noche de cristal
 
llora tu ausencia...
 
 
¿Dónde estarán tus ojos
 
que no alumbran
 
el oscuro portal
 
de mi mirada...?
 
 
Ven y tiende un manto,
 
hecho de fresca hierba,
 
insondable perfume
 
donde se embriagan
 
las luciérnagas...
 
 
 
¡Ven, amada mía...!
 
 
Antes que cruce solo
 
los páramos del sueño,
 
y ya no haya distancias...
 
 
Dame tu fría mano,
 
y recorramos juntos
 
el nocturno misterio,
 
mientras poso mis labios
 
en tu amoroso seno...
 
 
Y pronuncio tu nombre
 
sobre un hondo reflejo
 
de cipreses sombríos
 
en la fuente dormida...
 
 
¡Ven, amada mía...!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).
 

miércoles, 20 de mayo de 2015

Poesía... cada día...

 
 
 
Lenta, la luz otoñal,
 
preludia el atardecer.
 
¡Quién pudiera detener
 
el desenlace final...!
 
Aun con sordina, el metal
 
invade la lejanía...
 
Estéril cacofonía
 
que cabalgando en el viento,
 
no se sabe si es lamento
 
o incierta melancolía...
 
 
 
 
 
 
Para Dulce, en su querida Sevilla.
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: "Preludio otoñal".
Óleo sobre papel "Canson".
Tamaño: 30 X 40 cm.)
 


Poesía...cada día...



 
A mi madre.
 
 
 
Vivió tanto tiempo ausente
 
que no supo si el regreso
 
era un mágico suceso,
 
una ilusión de su mente...
 
Todo cambió de repente.
 
Aunque en su mundo interior
 
siguió habitando el dolor
 
del horizonte perdido...
 
Su corazón dolorido
 
sangró regueros de amor...
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: "Soledad".
Acuarela sobre papel "Fabriano".
Tamaño: 50 X 40 cms.)
 
 


sábado, 16 de mayo de 2015

El divertido "juego de la oca"...



 
La "Oca", era un juego de invierno...
 
O de mal tiempo...
 
¡Cuántas tardes habremos pasado,
 
huyendo del aburrimiento,
 
del hastío, "del primer hastío",
 
según D. Antonio Machado,
 
sentados en la acogedora mesa camilla,
 
cuyas faldas nos daban amoroso cobijo,
 
tanto más si había un brasero debajo,
 
intentando sortear los "peligros" y "trampas",
 
que este juego colocaba al paso de nuestras fichas...!
 
¡Era muy sencillo...!
 
Se utilizaban las mismas fichas del parchís,
 
aunque una sólo, claro...,
 
y los cubiletes con sus dados correspondientes...
 
Se establecían los turnos de salida,
 
según la puntuación que daban los dados,
 
de mayor a menor,
 
y, colocados todos en la primera casilla,
 
que no contaba,
 
comenzaba en juego...
 
"De oca a oca...,
 
y tiro porque me toca..."
 
"De puente a puente...,
 
y tiro porque me lleva la corriente..."
 
"De dados a dados...,
 
y tiro porque son cuadrados..."
 
"Del laberinto al treinta..."
 
"El pozo...,
 
quieto allí hasta que otro caiga..."
 
"La cárcel, tres veces sin tirar..."
 
"La posada...,
 
una  vez sin tirar..."
 
"La muerte...,
 
vuelta a comenzar el juego..."
 
Creo que no me dejo nada...
 
Era un juego semi-silencioso...
 
Sólo el murmullo del diálogo entre jugadores,
 
el repiqueteo de los dados sobre el tablero...,
 
y la radio, de fondo...
 
Y, el afortunado que sorteaba
 
todos los peligros y asechanzas,
 
llegando a la gran oca y sus compañeras,
 
de la casilla 63,
 
ganaba la partida...
 
Si quedaba tiempo,
 
se jugaba otra...
 
El parchís, más largo y complicado,
 
era juego de domingo...
 
O de vacaciones navideñas,
 
en las que, nuestros mayores,
 
animados por el ambiente festivo,
 
condescendían a participar,
 
jugando con los "pegotes" de la casa...
 
Si había sesión de cine,
 
pues se jugaba tras ella...
 
A veces, un rico chocolate,
 
donde mojar alargados trozos de torta,
 
aquellas oblongas tortas de aceite y azúcar...,
 
acompañaba la partida,
 
y constituía la merienda...
 
Alguna vez,
 
se establecía un conato de discusión,
 
que era acallado inmediatamente...
 
"O callas, o no juegas..."
 
Ante semejante aviso,
 
boca cerrada...
 
Y, terminada la partida,
 
y el tazón de chocolate,
 
amén de las raciones de torta,
 
pues se recogía el juego,
 
se dejaba en su lugar acostumbrado,
 
y un silencio espeso se apoderaba de todo...
 
Luego...,
 
la cena...,
 
y a dormir.
 
Tras los cristales,
 
si nos asomábamos un momento,
 
abriendo las contraventanas,
 
la nieve..., la lluvia..., el aguanieve...
 
Y la oscuridad...
 
El tablero de dos caras,
 
oca-parchís,
 
parchís-oca,
 
pasó muchos años
 
sobre la repisa de la chimenea...
 
Y hoy...,
 
todavía lo conservo,
 
como un buen amigo
 
que hacía lo posible
 
por librarnos de la soledad...
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 
 
 
 
 
 
 
 
 



lunes, 11 de mayo de 2015

...fantasmas divertidos...y otros... (1)

 
 
"Fantasmas".
 
Colin y Jacqui Hawkins.
 
 
 




 
 
 
 
 
 





 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).


Maxfield Parrish: Recreación del Neoclásico...



Hace tiempo que deseaba dedicar un espacio a Maxfield Parrish,
 
pintor e ilustrador norteamericano,
 
nacido el 25 de julio de 1870,
 
en Philadelphia, Pennsylvania,
 
y fallecido el 30 de marzo de 1966,
 
en Plainfield, New Hampshire.
 
 
Las imágenes de esta entrada,
 
nos hablan de un mundo mítico,
 
pleno de una extraña y atrayente belleza,
 
que tuvo una gran influencia
 
en la cinematografía,
 
no sólo en los directores de su país,
 
sino de todo el cine.
 
 
Parrish, como punto de partida,
 
decide que el movimiento Neoclásico,
 
es el indicado para desarrollar su obra...
 
 
¿Estaríamos hablando del "último neoclásico..."?
 
 
Sería arriesgado afirmarlo...
 
 
Lo cierto es, que, sus pinturas,
 
tienen mucho en común con esta tendencia,
 
que nos remite, más o menos,
 
al último cuarto del S. XVIII.
 
 
Imágenes para que el espectador las "complete",
 
"sueñe" a través de ellas,
 
y se adentre en un territorio mágico,
 
irreal,
 
pero, al mismo tiempo,
 
tan cercano a nosotros...
 
 


 






 
 
 
 

 
 
Incluso en paisajes que le fueron familiares,
 
incorpora su particular lirismo...
 
 
 
 
 
No es posible precisar
 
la frontera entre pintura e ilustración...
 
Quizás en la obra de Maxfiel Parrish,
 
nunca la hubo...
 
Nunca existió esa línea divisoria...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los niños,
 
los adolescentes...,
 
eje de su iconografía...
 
 
 
 
 
Un árbol,
 
se convierte en el personaje
 
o elemento
 
que protagoniza un cuadro por completo...
 
 
 

 
 
¿Acaso un Olimpo sin dioses...,
 
un Paraíso onírico...?
 
¡Quién sabe...!
 
 
 
 
 
 
Las estaciones se suceden...
 
¡Pero de una forma tan plácida...!
 
 
 

 
 
¿Quién no ha soñado...?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Un palacio...,
 
un lago...,
 
inaccesibles montañas
 
que no dejan de poseer
 
una amenaza velada...
 
 
 
 
 
 
Un paisaje tranquilo...
 
¿El misterio de la realidad...?
 
 
 
 
 
 
El íntimo recuerdo
 
de una tarde lejana...
 
 
 
 
 
 
Inevitable la evocación de Ferde Grofé...
 
 
 
 
 
 
"Surcando la tarde dorada..."
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).

viernes, 8 de mayo de 2015

Epístola a Doña Susana Díaz, Presidenta en Funciones del Gobierno de Andalucía...

 
 
Señora Díaz:
 
 
Han pasado, tristemente para usted,
 
los tiempos en que estaba en olor de multitudes,
 
los "días de vino y rosas"...
 
Ahora se enfrenta con la soledad...
 
Con esa soledad,
 
que, sin duda,
 
le produce más de una noche en blanco...
 
Nada más lejos de mi intención
 
que alegrarme de ello...
 
En el Palacio, sede de su Gobierno,
 
creo que ha de encontrarse incómoda...
 
No tanto por la amplitud
 
del espacio que provisionalmente ocupa,
 
sino por las asechanzas,
 
que, según usted,
 
"paralizan la marcha y el avance de Andalucía"...
 
Tampoco me parece correcto
 
que hable de obstruccionismo...
 
Y ahora..., la pregunta difícil:
 
Esa paralización..., ese obstruccionismo...,
 
¿se refieren a su preocupación
 
por su comunidad autonómica...?
 
¿O se refieren a Ud.,
 
que no ve cumplido su objetivo,
 
y su clarísimo deseo,
 
de ser Presidenta por decisión de la Cámara...?
 
¡Ya está dicho...!
 
¡Y qué ancho se queda uno...!
 
Es fácil culpar a los demás...
 
La Psicología Social,
 
define,
 
como "error ´último´ de atribución",
 
al hecho de culpar a causas externas
 
los resultados negativos obtenidos por el propio grupo...
 
Y al revés...
 
¿Ha estudiado en colegio de monjas,
 
por casualidad...?
 
Ya que estos centros aplican el caso
 
pero que muy a la perfección...
 
Si todo sale como es debido...,
 
"es que las monjas lo hacemos todo muy bien...",
 
si no...,
 
"es la voluntad de Dios..."
 
No hace usted otra cosa,
 
que cargar con la responsabilidad
 
a los grupos que dificultan su investidura...
 
¿Se ha parado a pensar,
 
si la causa es usted misma,
 
acrecentada por las posiciones a las que se aferra...?
 
"Si Andalucía va mal,
 
yo me lavo las manos", viene a decirnos.
 
¡Que carguen otros con el marrón! 
 
Señora..., ¡seamos serios!
 
Que lo de hacer comulgar con ruedas de molino,
 
ya es impracticable...
 
Lo que ocurre,
 
y se lo digo sin más,
 
es que usted no muestra ni asomo
 
de voluntad de renovación...
 
Y, claro...,
 
¡así le va...!
 
Además, cae en la ingenuidad,
 
impropia de un político/a,
 
de asegurar que "después de la investidura...,
 
lo que ustedes quieran..."
 
¡Vamos...!
 
¡Que ya no hay políticos que se chupen el dedo...,
 
y no se fían...
 
Es como el Sr. Zapatero,
 
respecto al cambio de la Ley Electural...
 
"Primero, las elecciones...,
 
luego..., el cambio de dicha Ley..."
 
¡Otro que tal...!
 
Si el Sr. Zapatero hubiera tenido la boca cerrada,
 
no sólo en ésta,
 
sino en muchas más ocasiones...
 
En fin, Sra. Díaz...,
 
así va camino de unas segundas elecciones...
 
¡Renovarse o morir!
 
Y camino va de un defenestramiento político,
 
como no cambie de actitud...
 
Cosa que me parece no va a suceder...
 
¡Genio y figura...!
 
Lo malo es que su terquedad,
 
no la va a conducir por buen camino...
 
 
En fin, con su pan se lo coma...
 
 
Reciba mis más respetuosos saludos,
 
que lo cortés, no quita lo valiente.
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).