sábado, 20 de mayo de 2017

"Sonetos contra naturaleza", de José Luis Trisán. (I).

 
 
 
 
 

 
 
 
 
EL SONETO.
 
No se puede habitar esta vivienda,
 
desde hace mucho tiempo clausurada;
 
no se puede habitar, porque no hay nada
 
que llevar al pulmón. Tomó la senda
 
 
del abandono el aire, y quien pretenda
 
pasar al interior de la morada,
 
ley de hospitalidad verá negada
 
y ceñido el pulmón por una venda.
 
 
No sé por qué no huyo, si me ahogo
 
-considera el intruso, el temerario-
 
cuando rítmicamente monologo.
 
 
Es que aun ahogado, vivo bajo techo,
 
aun ceñido el pulmón por un sudario,
 
y el frío de la calle está al acecho.
 
 
 
 
De "Sonetos contra natura",
I. CONTRA EL SONETO.
José Luis Trisán.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Texto: José Luis Trisán.
Imagen: Diseño de EPT).

Lecturas y relecturas... José Luis Trisán.

 
 
 
 
 

 
"Sonetos contra naturaleza".
José Luis Trisán.
Jaca, (Huesca), 1949.
Editado por Prensas Universitarias de Zaragoza,
cuya dirección estaba a cargo
de Antonio Pérez Lasheras.
Colección "Cajón de Sastre", nº 28
Primera Edición. 2009.
 
 
 
Necesariamente,
tengo que hablar de José Luis Trisán,
desde varios aspectos,
destacando, para mí, como principales,
los de profesor, amigo y poeta,
en orden a los acontecimientos...
 
En primer lugar, fue mi profesor,
en aquel lejano y último año de Bachillerato.
Sus brillantes lecciones de Literatura,
conformaron y solidificaron
la mayoría de mis preferencias...
 
La amistad con la que me honra,
llegó, puedo decir,
al mismo tiempo...
 
Y, como poeta,
me sorprendió, muy gratamente,
con su libro "Vaniloquios",
finalista del Premio "Adonais" de Poesía,
en  el año 1987.
 
"Vaniloquios",
fue editado por Ediciones Rialp, Madrid,
con el número 454 de la colección.
Su impresión, finalizó
el día 21 de junio de 1988.
 
Pero mi intención,
es hablar de
"Sonetos contra la naturaleza",
del que conservo un ejemplar,
dedicado y firmado,
en mayo de 2010.
 
Comienza con una primera parte,
titulada "Contra el soneto".
 
La segunda parte de la obra,
consta de varios apartados:
"Visiones de primavera".
"Dolencias de septiembre".
"Plenitud del otoño".
Y "Epílogo invernal".
 
En modo alguno me atrevería
a formular un juicio crítico,
por lo que,
aquí traslado,
lo que son mis sonetos preferidos,
más por la huella que en mí dejaron,
que por otras causas...
 
En las siguientes entradas,
encontramos la posibilidad de hallar
un pleno y satisfactorio disfrute,
de su combinación de sensibilidad y maestría,
a la hora de adentrarse,
una vez más,
en el desarrollo
de su personalísimo y profundo concepto,
de lo que, para José Luis Trisán,
constituye la poesía...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



miércoles, 17 de mayo de 2017

De cerca...

 
 
 
 
 

 
De cerca...
 
Algunas imágenes
recogidas en los paseos por el campo,
ahora que ya disfrutamos del buen tiempo...
 
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



























 
 
En memoria de Edith Holden.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Imágenes: mirarlook/cuevadelcoco).


 





 
 




lunes, 15 de mayo de 2017

Edith Holden: Imágenes de mayo...







"Mayo".
Acuarela de Edith Holden.


Al arte se llega
mediante la técnica
o la sensibilidad...

En sus representaciones
de ese mundo natural,
tan próximo a ella,
nos deja constancia
de que poseía las dos cualidades...


 
 
Una técnica,
depurada y precisa,
con la que recoger el día a día,
de manera minuciosa y fiel...
 



Y una gran sensibilidad,
capaz de transmitirnos su emoción,
su alegría de vivir,
su dicha, de pertenecer
al mundo natural...

No como observadora,
sino como parte integrante de él,
vibrando al unísono
con sus constantes
e irrepetibles cambios...












(Archivo: cuevadelcoco).

jueves, 11 de mayo de 2017

¡Adiós, Salem...!




Salem.
Mayo, 2000 - Mayo, 2017


Esta tarde,
todavía recorrías el pasillo,
y hasta te has acercado a la puerta,
para esperar a tu amigo...

"¡Mi chica de ojos verdes...!",
algo que ya no puedes oír...,
porque estás lejos,
muy lejos...

¡Diecisiete años...!

Diecisiete años con nosotros...

¡Cómo ha pasado el tiempo...!

Llegaste con el nuevo milenio,
como una señal...

Y llenaste un vacío...

A las once y quince minutos,
más o menos,
tu vitalidad comenzaba a extinguirse...

Y, rápidamente, te has ido...

Hemos contemplado
tus últimos momentos,
los débiles movimientos postreros...,
y luego, el adiós...

Sin quejas,
en paz...

Salem, nuestra amiga,
la dueña de la casa,
porque así lo marcaba
tu instinto territorial...

Te recordaremos,
evocaremos los momentos,
incontables y preciosos,
que hemos compartido...

Tu enfermedad ha sido una prueba
que has llevado con paciencia...,
como algo ajeno a ti...

Al final, 
tu pequeño,
y a la vez,
gran corazón de felino,
ha dejado de latir...

Ahora, descansas...

La muerte es un misterio...

Pero,
al otro lado,
puede que haya un lugar para ti...,
donde recibir el sol
de un eterno mediodía...,
ese sol,
que tanto te gustaba
sentir sobre tu piel 
suave y brillante...

¡Adiós, Salem...!

¡No, adiós no...!

Porque,
quién sabe,
si al cabo de los años,
volveremos a estar juntos...

¡Ve en paz,
"Ojos verdes",
ya eres libre...!











(Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).


lunes, 8 de mayo de 2017

Paisajes... 8.

 
 
 
 
 

 
Monte Oroel, desde el Castillo de Larrés.
 
 
 
En la tarde de primeros de septiembre,
contemplé, una vez más,
esta imagen del Monte Oroel,
desde la torre
del Castillo de Larrés...
 
Una tarde cálida,
un tanto plomiza y bochornosa...
 
Desde la torre,
a la que se accede,
no sin cierta dificultad,
por una estrecha escalera de piedra,
que sólo permite avanzar
en una misma dirección,
paseé la mirada,
pues de eso se trataba,
por la llanura agostada,
seca y ardiente...
 
Quedaban atrás,
los verdes y ondulantes trigales,
ese oleaje vegetal,
al que basta una leve brisa
para ponerse en movimiento...
 
Hace años,
descubrí esta visión,
insólita para mí,
de la icónica Montaña...
 
Todavía en la era
de la fotografía tradicional...
 
Por algún sitio,
deben de estar unas diapositivas,
con la misma panorámica...
 
Y siempre me cuesta despedirme,
volver a bajar
por las estrecha y empinada escalera,
y abandonar la contemplación,
como si fuera un retorno
al mundo cotidiano...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


jueves, 4 de mayo de 2017

¡No saben hablar...!

 
 
 
 
 

 
¡Es que avergüenza oírlos hablar...!
 
Toda actividad humana,
requiere su herramienta,
para poder llevar a cabo su labor,
con segura dignidad...
 
Y hablar, quieras que no,
precisa de una herramienta también...
 
¡Cuántas veces he oído,
desatinos semejantes
como "desdecido", en vez de desdicho...!
 
¡"Preveer", en lugar de prever...!
 
Y otras incoherencias idiomáticas
que mejor no meneallas...
 
Pero ayer por la noche,
un político,
"de cuyo nombre no quiero acordarme",
metió la pata hasta el corvejón,
pero no una, sino varias veces...
 
¡"Recimunipalizar"...!
 
¡Y no rectificaba...!
 
¡Seguía "recimunipalizando",
que era ya un caso de vergüenza ajena...!
 
Pero...,
¿tan difícil es decir remunicipalizar,
es decir, municipalizar de nuevo...?
 
¡Pues no señor...!
 
El pobre hombre,
continuaba en sus trece,
con la versión propia
de un verbo tan simple
y su prefijo...
 
No es que se le trabara la lengua, no...
 
Es más,
estaba seguro de que hablaba correctamente...
 
Por eso,
el Coco,
ha decidido enviarle
un ejemplar de la
Gramática de la Lengua Española...
 
¡Ni castellana, ni puñetas en vinagre..!
 
¡De la Lengua Española,
el idioma que hablamos,
nada menos que 500 millones de habitantes,
de este sufrido planeta...!
 
Y es, que,
muy a nuestro pesar,
la especie política,
en nuestro país,
no se genera en las universidades,
a diferencia de otras tierras,
civilizadas y consecuentes...
 
Aunque, apelando a un viejo dicho,
en más de un caso de universitarios
que han alcanzado un  respetable estatus
en sus correspondientes partidos,
es posible afirmar
"que han pasado por la universidad,
pero han sido
totalmente impermeables a ella..."
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).