martes, 27 de enero de 2015

El tímido petirrojo...



 
 
 
Mañana luminosa de invierno...
 
posado en una rama desnuda,
 
esponjándose al leve calor
 
del sol de enero...,
 
allí estaba...
 
inquieto,
 
un tanto temeroso...
 
 
Y me quedé un buen rato,
 
observándolo...
 
 
 Iba y venía...,
 
incansable...,
 
hasta que,
 
quizás asustado por alguno
 
de los innumerables ruidos
 
y estrépitos de la ciudad,
 
con un rápido vuelo,
 
desapareció, se fue...
 
 
Y sentí algo así como si una nube
 
hubiera ensombrecido el mediodía
 
durante unos instantes...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 
(Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).

Futbolistas..., los nuevos dioses...

 
Si hay algo que me encocora,
que me subleva,
que me lleva hasta casi rebasar
los límites de mi tolerancia,
es la chulería,
el egocentrismo,
la prepotencia
y el endiosamiento
de algunos jugadores...,
que, por el simple hecho
de ser más hábiles con los pies
(aunque a veces se merezcan
ser llamados patas...),
que con la cabeza...,
se creen con derecho a todo...
 
A insultar, incluso al público,
a patear, (¿lo ven...?),
las espinillas de los contrarios
y lo que haga falta,
porque la devoción popular
los ha elevado a las aras
donde se adoran
los asnales ejemplares
que salen a ganarse el corrusco,
y algunos millones de euros más,
a base de correr tras el cuero dichoso...
 
¡No puedo soportarlos...!
 
Los medios informativos,
les dan y otorgan
el mismo tratamiento
que a un Premio Nobel de Física,
¡qué digo igual!,
muy por encima...
 
Pero muchísimo...
 
Que el deporte es un negocio,
eso lo sabemos todos...
 
Mas, de ahí a permitir
que algunos ignaros
se muestren en olor de multitudes...,
y sean el paradigma a imitar
de chicuelos, adolescentes y mayores,
¡ni hablar...!
 
Hasta ahora,
salvo en lo económico,
nadie ha sido capaz de demostrar
la utilidad de las proezas deportivas...
 
¡Botas de oro...!
 
¡Balones de oro...!
 
Homenajes a tutiplén...
 
¡Qué pena...!
 
Claro, que, no son conscientes
de que sus pies son de barro...,
de que lo efímero de sus hazañas,
quedará relegado al olvido...
 
Sólo algunos son recordados todavía,
entre la pléyade de deportistas...
 
Aquellos que, aun siendo unos ases,
ante todo fueron seres humanos,
caballerosos, nobles y dignos...
 
¡Pero son tan pocos...!
 
Mientras, se nos sigue mostrando,
¡ay, dolor!,
la burricanez de bastantes futbolistas actuales...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 

lunes, 19 de enero de 2015

El Escorial: La imagen...



EL ESCORIAL.
 
Vista del Monasterio.
 
Hauser y Menet.
 
Travesía de la Ballesta, 11. Madrid.
 
 Todos los que visitan
 o han visitado
 el Monasterio de San Lorenzo
 situado en el Escorial,
 conservan durante toda su vida
 un sentimiento
 de sobrecogedora grandeza,
 de indescriptible majestuosidad,
 que si ya es manifiesta desde el exterior,
 se acrecienta
 nada más penetrar en su recinto...

S.M. el Rey D. Felipe II,
tras vencer en la batalla de S. Quintín,
decidió construir o levantar
una edificación grandiosa,
para dar gracias a los Cielos
por el triunfo militar obtenido.

Y, tras mucho devanarse los sesos,
concluyó, que un monasterio
parecía lo más indicado.

Pero, como D. Felipe II,
era de los de "una de cal y otra de arena",
consideró, que, si bien,
la idea del monasterio constituía
la mejor forma de estar a buenas con el Altísimo,
también era aprovechable  para  mucho más...,
como fijar allí su residencia,
abandonar el cacareo de la corte,
y vivir en paz a temporadas...

El hijo del belicoso y más mundano,
Emperador Carlos,
sabía que el Monasterio de San Lorenzo,
daría que hablar,
y mucho...

Es decir,
su imagen,
como Rey Cristianísimo,
dueño y señor de un Imperio
que abarcaba enormes territorios,
iba a verse acrecentada
hasta límites
que ni él mismo se atrevía a sospechar...

Hoy, cuando creemos que lo sabemos todo...
el concepto de "imagen",
que parece tan actual,
ya lo utilizaban los egipcios...,
por usar alguna referencia...

Las famosas pirámides,
no eran sino una forma
de luchar contra el olvido...

Y demostrar su poder...

Los enemigos del Faraón,
hablarían con admiración y respeto,
no exentos de envidia,
de esa pétrea locura de piedra...

D. Felipe II,
derribó varios pájaros
de un sólo disparo de arcabuz...

Y, el más certero,
fue el de perpetuar su memoria,
a través de los siglos...

Además de poner los dientes largos
a sus colegas de las demás cortes europeas...


¡Toda la Historia es imagen...,
y pura apariencia...!








(Archivo: cuevadelcoco).










































 
 


domingo, 18 de enero de 2015

¡Aquél viejo Madrid...!




MADRID.
 
 
Puerta del sol.
 
 
 
Hauser y Menet.
 
Travesía de la Ballesta, 11, Madrid.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).

¡Aquél viejo Madrid...! (5)

 
 
MADRID.
 
Estación del Norte y Palacio Real.
 
 
Hauser y Menet.
 
Travesía de la Ballesta, 11, Madrid.
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).


¡Aquél viejo Madrid...! (4)

 
 
 
MADRID.
 
Calle de Alcalá.
 
Hauser y Menet.
 
Travesía de la Ballesta, 11, Madrid.
 
 
 
 
 
...la florista,
 
con su cestillo,
 
ofreciendo nardos
 
y sonrisas...
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 


¡Aquél viejo Madrid...! (3)

 
 
 
MADRID.
 
 
Carrera de San jerónimo.
 
 
Hauser y Menet.
 
Travesía de la Ballesta, 11, Madrid.
 
 
 
¡Anda...!
 
 
Que si D. Mariano y sus acólitos
 
tuvieran que acercarse a las Cortes
 
en una tartana,
 
arrastrada por una mula...,
 
o,
 
a horcajadas sobre un borriquillo...
 
 
 
 
 
 
 
 
¡Pues algunos políticos actuales,
 
aún viven
 
con la mente en aquellos tiempos...!
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).