miércoles, 4 de mayo de 2016

Frustración...


"Sueño del desencanto".
EPT


Patxi López, 
afirma que
"...no hay que resignarse a la frustración..."

¡No te joroba!

¡Como si no estuviéramos ya,
frustrados y refrustrados...!

¡Estos políticos...!

Desde luego,
y utilizando un dicho,
que ya no se usa,
pero que bien sirvió
para explicar todo aquello
que oliera a desatino y sinrazón,
esto es "la caraba en bicicleta"...

Dicho, que tiene, además,
cierta connotación surrealista...

Y que va muy acorde
con todo lo que estamos padeciendo...

El Sr. López,
nos pide algo muy difícil...

¡Nada menos
que luchar contra la frustración...!

Se celebran elecciones en diciembre,
que amargan toda la Navidad,
se intenta formar gobierno,
entre chapuceras maniobras,
posturas cerriles y egoístas,
falta de conciencia de los líderes,
ratoneo entre bastidores,
y ostentosos fracasos...

¡Como para no sentirse frustrados...!

¡Otra vez a las urnas!

¡Otra vez la incertidumbre!

¿Otra vez al fracaso político?

Según Patxi López,
con una cucharada diaria
de su elixir "Antifrustratín",
acudiremos a votar,
alegres, contentos,
y con una espléndida sonrisa de "profidén",
pase lo que pase...

¡No te joroba...!











(Archivo: cuevadelcoco).






Vuelta atrás... cosas del "Brozas"...

"Nebulosa incierta".
EPT

"...¡pues ya estamos otra vez,
metidos en harina...!
¡Vamos, hombre...!
Se siente el cansancio....
Y las ganas,
ganísimas,
de mandarlo todo a hacer puñetas....
¿Qué habremos hecho los españoles,
para merecer esto...?
¡A veces, quisiera dimitir de español...!
¿Que no se puede...?
¡Pues los catalanes,
a lo somardilla,
lo vienen haciendo
desde hace algún tiempo!
¡Y nadie les dice nada en serio!
¡Y, además, siguen pidiendo pasta!
¡Y el gobierno,
en funciones o disfunciones,
se la da!
¡Cachondeo nacional!
Y ya no entiendo nada...
¡Nada de nada!
Mientras,
los días pasan...,
los plazos se cumplen,
y todo sigue igual...
Recuerdo una canción de "Más birras",
que, alguna vez, vuelvo a escuchar:
"Vuelta atrás".
Es lo que estamos haciendo...
Volver atrás con amargura...
Del ovillo a la madeja...
Del orden al caos...
Se enrollan los caminos bien trazados,
como si fueran alfombras,
y se abandonan
en el cuarto de los trastos...
¡Volvemos atrás...!"










(Archivo: cuevadelcoco).


domingo, 1 de mayo de 2016

Poesía... cada día...


"Pequeño bodegón con flores".
Odilon Redon.


Son pocos los recuerdos
que guardo de mi madre...

Varias fotografías
que antaño yo le hiciera...

Una tacita china
que guardo entre algodones...

Una caja de laca...

Y el dolor de una fecha...











(Archivo: cuevadelcoco).

¡Feliz día de la madre!


"Maternidad".
Gustavo Klimt.

A todas las madres...

Las que lo fueron,
y siguen siéndolo...

Las que hoy lo son...

Las que lo van a ser...

A todas...

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE!











(Archivo: cuevadelcoco).

sábado, 30 de abril de 2016

Rudyard Kipling: "El libro de la selva"...


Rudyard Kipling

Cuando cursaba segundo de Bachillerato,
de aquel plan,
que yace en las profundas simas del olvido,
descubrí una lectura maravillosa,
a partir de un fragmento,
situado en el texto
de Formación del Espíritu Nacional,
o FEN,
como llamábamos familiar
y coloquialmente
a la asignatura:
"El libro de la selva",
de Rudyard Kipling.

No fue fácil hallarlo,
porque en las librerías de mi ciudad natal,
más dadas a clásicos castellanos y "best-sellers",
además de la prensa diaria y semanal,
amén de los tebeos,
esta "rara avis",
no se encontraba a disposición
de los clientes locales.

Un poco antes de la Navidad,
y, a fuerza de huronear en multitud de estanterías,
me topé con una edición en rustica,
tan rustica, 
que, hasta el papel, amarillos grisáceo,
parecía que iba a quebrarse entre los dedos.

Y en la pequeña librería
de la señora Julia...,
que vendía de todo...

De allí procedía mi primera caja de acuarelas,
los lapices de colores,
cuadernos, y cuanto material escolar
precisaba para cumplir con mis tareas...

Pero..., no quisiera divagar...

A fuerza de dar mal en casa,
conseguí las quince pesetas que costaba el tomo,
y, aunque la buena señora Julia,
se ofreció amablemente a envolvérmelo,
se lo agradecí, sonriente,
alegando que lo quería leer "ya"...

Y ella, que sabía de mi pasión lectora,
se echó a reír,
y me deseó que disfrutara con el libro de Kipling.

Comenzaba a nevar...

Me fui corriendo a casa de mis abuelos,
con quienes vivía,
y, sentado en la silla de costumbre,
junto a la doble puerta 
que daba a la terraza,
me adentré en el mundo mágico y exótico de Mowgli...

Como era normal en mí,
lo devoré en cuestión de pocos días...



"Mowgli y Bageera".
Ilustración de "El libro de la selva".

¡Maravilllosa lectura!

Aquellas Navidades,
a fuerza de releerlo,
casi me lo supe de memoria...



"Mowgli, Bageera y Baloo".

En estos días,
he vuelto a disfrutar
con las aventuras
del niño perdido en la jungla,
al que crió y educó
una familia de lobos.











(Archivo: cuevadelcoco).












viernes, 29 de abril de 2016

"Hazañas bélicas"...


Una portada de "Hazañas bélicas",
con dibujos de Boixcar.

Soliamos leer estos cuadernos,
que, incluso llegábamos a coleccionar,
atraídos por la calidad de los dibujos,
debidos a Boixcar,
más que por las historias en si.

En formato apaisado,
con tapas de cartulina,
medianamente gruesa,
desarrollaban gestas
de héroes,
normalmente desconocidos,
anónimos,
en cualquier parte del planeta
donde llegase la furia de la contienda.



Lo cierto, era,
que las escenas dibujadas por Boixcar,
nos impresionaban,
por su dramático realismo.



Almanaque de "Hazañas bélicas",
de 1966.



Historias de combatientes,
que bien pudieron ser reales,
y haber vivido y sufrido
las calamidades de la guerra...



Típico cuaderno de "Hazañas bélicas".



Boixcar, mostraba
unos ángulos insólitos,
para acentuar la tensión
y el desgarro,
de los momentos 
que estaba desarrollando.



Todas las historias,
comenzaban con un titulo,
y una explicación,
a manera de puesta en escena.



Las portadas,
funcionaban a modo de "cartelera",
incitando a la compra 
y a la lectura del cuaderno.
Esas portadas,
evolucionaron en calidad,
siendo, a veces,
pequeñas obras de arte.



Lo cierto, es, que
los lectores habituales
de "Hazañas belicas",
aprendimos una doble lección:
La histórica,por un lado,
y la ética,por el otro.
Es decir, 
que las fatales consecuencias
de la guerra,
nos dejaban en el pensamiento,
cierta tristeza,
no exenta de compasión,
hacia quienes habían combatido.
Dejando sus vidas
muy lejos de sus lugares de origen,
o, regresando con secuelas
que, una gran mayoría, 
 no llegaría a superar...












(Archivo: cuevadelcoco).










martes, 26 de abril de 2016

Poesía... cada día...


Pozo de mi soledad.

Sepulcro de breves sombras.

Memoria, que desescombras

laberintos de la edad.

Tu dulce y cruel levedad

aviva el fuego apagado.

Y algún dolor desterrado

vuélveme a hacer compañía.

Espinosa melodía,

reverso desesperado.











(Archivo: cuevadelcoco.
Texto/Imagen: EPT).